quien soy? 

Si alguien me pidiera que me definiera a mi misma, diría que soy un libro lleno de historias ... Algunas de ellas han sido escritas por mi, pero la mayoría han sido escritas por las personas a las que he tenido el privilegio de conocer a lo largo de mi vida profesional. Mi pasión por las personas y sus historias han transformado por completo mi forma de ver la vida, de ver mi vida, ha sido un viaje maravilloso, que me ha dado la oportunidad de conocer personas profundamente, a niveles que nunca imaginé.

 

Unos años después de que terminé la universidad, me convertí en fotógrafa de retrato.  Siempre quise saber, antes de cada sesión, qué había motivado a esa persona a hacerse fotos. Durante 15 años, tomé fotos de miles de personas en 4 países. Mis clientes eran de diferentes razas, personalidades, credos y tendencias, una increíble variedad de individuos, tan distintos todos pero que compartían algo en común, una poderosa historia de vida.  Estas historias eran la razón y el motor para volverse vulnerables frente a la cámara.  Me encantaban las largas conversaciones antes de las sesiones, el nivel de intimidad y el intercambio al que podíamos llegar, era mágico. Esas conversaciones abrían la puerta a la honestidad y la reflexión, y eran la razón por la cual el resultado de la sesión eran retratos reales, honestos y poderosos.

Ser fotografiado es un acto de valentía. Con el tiempo entendí que las personas que deciden hacerse una sesión de fotos quieren ser vistas y reconocidas, no solo por otras personas, sino por ellas mismas, después me di cuenta, que, de alguna manera, mis sesiones de fotos eran también sesiones de coaching. La gente lo que realmente estaba buscando a través de las sesiones de fotos era encontrarse y dejar ver la mejor versión de sí mismos, la fotografía era solo un medio para ese fin, y adoré cada oportunidad de facilitar ese viaje

Unos años después, tuve la oportunidad de convertirme en Facilitadora Certificada del Test de la Pasion y Life Coach Certificada del Programa Martha Beck.  La información que adquirí durante mis procesos de certificación y la participación en multiples eventos de la mano de Wayne Dyer, Byron Katie, Joe Dispenza entre otros, me ayudó a comprender, de una manera más académica, lo que había practicado de forma intuitiva durante las sesiones de fotos y mucho, mucho más a cerca de mi vida.  Amé profundamente lo que aprendí, y la transformación que se generó en mi vida, tanto así, que decidí cambiar de actividad y dedicarme a trabajar como Life Coach.  Me mudé a los Estados Unidos, donde vivo desde hace 3 años, durante este tiempo, he trabajado como Life Coach tiempo completo, al día de hoy cuento con más de 3.000 horas de coaching. Ha sido una experiencia maravillosa y enriquecedora donde he podido conocer a profundidad las partes más ocultas del ser humano, sus miedos, luchas, deseos, pasiones, y sueños.

 

Estas “horas de vuelo” como coach me han dado la oportunidad de aprender muchas cosas sobre los patrones de comportamiento humano, la forma en que pensamos, por qué actuamos de la forma que lo hacemos y el sufrimiento y dolor que a veces estos patrones traen a nuestra vida.  Por todas estas razones pensé que enseñar lo que he aprendido me permitiría tocar un mayor número de personas y de esta forma cumplir mi propósito de comunicar y servir.  En esta reflexión nació POR QUÉ VIVIMOS TAN EMPELICULADOS, como una autobiografía traducida en términos académicos y anecdóticos, donde cuento entre líneas la historia misma de mi vida, con todo lo que hay que contar, porque como dije al principio de este escrito: Si alguien me pidiera que me definiera a mí misma, diría que soy un libro lleno de historias ...